in Para principiantes

¿Por qué no se puede combinar el entrenamiento para aumentar la masa muscular con el entrenamiento para quemar grasa? ¿Por qué el programa clásico para bajar de peso no funciona?

Cómo adelgazar y aumentar la masa muscular

El típico inexperto, al llegar al gimnasio, se propone alcanzar dos objetivos al mismo tiempo: primero deshacerse de la pequeña barriga, la cual apareció como resultado de un ritmo de vida sedentario, y aumentar la masa muscular para que la ropa le quede mejor.

Desgraciadamente, incluso entrenadores profesionales, eso sin hablar de las personas que se entrenan sin conocimiento del tema, no quieren creer que es imposible combinar dos tipos de entrenamiento en un mismo programa: entrenamiento para aumentar masa y entrenamiento para quemar grasa.

Programa para adelgazar

Comúnmente se recomienda la siguiente estrategia para deshacerse de la grasa: 10-20 minutos de cardio, después entrenamiento con ejercicios de fuerza y gran cantidad de repeticiones (15 más o menos), ejercicios para la región abdominal y, para finalizar, 20-30 minutos de cardio.

Fitseven ha señalado, en sus artículos sobre la lucha contra la grasa, que ni los ejercicios abdominales, ni ningún otro ejercicio para la región abdominal, son capaces de quemar la grasa acumulada en el estómago. Incluso los entrenamientos de cardio no serán tan efectivos como una dieta balanceada.

¿Cómo cambiar la grasa por músculos?

Es ingenuo pensar que algunos minutos de entrenamiento pueden activar procesos para quemar grasas y después hacer que el organismo cambie a un modo, en el cual debe construir tejido muscular con la energía obtenida de la grasa.

El organismo humano trabaja de forma más complicada y el ciclo del proceso metabólico ocupa como mínimo algunas horas, y en algunos casos, días. Por ejemplo, si el organismo comienza a tener hambre, el metabolismo sólo cambiará su modo de acción después del cuarto día.

Energía para los entrenamientos

Durante los primeros 40-50 minutos de entrenamiento, el organismo usa principalmente glucógenos, el cual es un derivado del azúcar que se acumula con el uso de carbohidratos. Se considera que durante un entrenamiento el organismo necesita entre 80 y 150 gramos de glucógeno (1).

Solo después de gastar las reservas de glucógeno, el organismo comienza a usar otras fuentes de energía: proteínas y grasas, y siendo más exactos, músculos y aminoácidos libres. Al mismo tiempo, la hormona del estrés cortisol obliga al organismo a quemar los músculos.

La grasa como fuente de energía

La principal condición para “quitar” a los ácidos grasos de la célula adiposa es el bajo nivel de azúcar (insulina) en la sangre. Los ácidos grasos son llevados por el torrente sanguíneo al hígado principalmente, donde son utilizados para la producción de energía.

El constante y elevado nivel de azúcar provocado por el desenfrenado consumo de carbohidratos bloquea los procesos relacionados con la quema de grasas, en muchos casos desacostumbrando al organismo a usar la grasa bajo la piel como fuente de energía.

Cardio antes y después de los ejercicios de fuerza

Un calentamiento muy largo (por ejemplo 20 minutos en el caminador) gasta reservas de glucógeno, dejando al organismo sin energía para los siguientes ejercicios de fuerza. Recordad que el calentamiento no debe durar más de 5-7 minutos y su objetivo es hacernos sudar un poco.

Lo mismo sucede con el cardio después de los ejercicios de fuerza: los músculos necesitan energía para su crecimiento, pero si gastamos nuestra energía restante en más trabajo en el caminador, nuestro organismo no comenzará procesos de recuperación y recibiremos un resultado “cero” de los entrenamientos.

¿Por qué el organismo no necesita de los músculos?

Es importante entender, que el organismo usa las grasas acumuladas como fuente-reserva de energía y no le gusta gastar estas reservas. Además de esto, la construcción de musculatura y tejido muscular es un exceso para el organismo, ya que este no necesita de grandes músculos.

El organismo construye los músculos en condiciones ideales, las cuales suponen la presencia de muchas calorías y un elevado nivel de actividad física. Combinar dos procesos tan distintos, como los son el quemar grasa y el aumentar masa muscular, es imposible para nuestro cuerpo.

***

El intento de quemar grasa y aumentar el volumen de los músculos en el marco de un solo entrenamiento es un error muy común de las personas que van al gimnasio. Debido a una variedad de razones, estos procesos contrarios y los entrenamientos para aumentar masa muscular y relieve deben estar separados de por los menos cinco horas.

Site gusta este post compartelo con tus amigos...